Walter Tanero

Hola a todos, me llamo Walter y soy un pescador gallego, amante de la naturaleza y los animales. Mi interés en la dorada va más allá de mi afición a pescarlas, también me atrae como pez, es decir, biológicamente. Os contaré mi historia como pescador y persona. Antes de contarla, tengo que decir que no soy un ejemplo a seguir, el único "mérito" que tengo es que he decidido ¡VIVIR!. Leer más

SIGUIENDO LA PISTA A LAS GRANDES DORADAS

SIGUIENDO LA PISTA A LAS GRANDES DORADAS

Es para mi un honor y un placer presentaros en este rincón a Humberto Gacio y a su familia de pescadores, los podéis seguir en su web www.humbertogacioworldfishing.com.

Me parecía muy interesante tener contenido de surf-casting. Es una modalidad que me encanta, pero que no puedo practicar. Pero gracias a Humberto todos podremos disfrutar de esta técnica de pesca. Por lo tanto, no me enrollo más y os dejo con su magnifico post.

Muchas son las temporadas que miles de aficionados llevan dedicadas a la pesca de la dorada, pero no todas son iguales de fructíferas, en algunas no les podemos dedicar el tiempo que deseamos, en otras el tiempo no es lo favorable que quisiéramos en los días que podemos salir a buscarlas y otras las más recordadas por cada uno de nosotros, son en las que las cosas nos salen bien, obteniendo buenos resultados en nuestras jornadas doraderas.

Por otro lado ninguna temporada suele coincidir en lo que a cantidad y calidad de capturas se refiere, unas con numerosas capturas, otras en las que son más escasas, y para los pocos que tienen la suerte de cerrar una temporada completa, capturas abundantes con algunas de gran tamaño entre ellas, que son sin duda las más difíciles de olvidar.

Si es cierto que hay un denominador común entre los verdaderos aficionados a la dorada, y es que a medida que van pasando los años, estos se hacen adictos a perseguir grandes doradas, dedicándose casi exclusivamente a seguirles la pista por las playas más querenciosas y siguiéndoles el rastro por allá por donde se produzca una buena captura.

Así pues vamos a escudriñar un poco en algunas de las costumbres de estos peces y vamos a tocar algunas claves para poder encontrar nuestra ansiada picada, que nos lleve a la captura de una gran dorada.

ÉPOCAS CLAVE

Aunque es verdad que en cualquier momento puede tocarnos la lotería y que sintamos en el puntero de nuestras cañas los cabezazos secos propios de una buena “gafotas”, tenemos que saber que hay unas fechas algo más propicias para coger una buena dorada. Estos momentos son en los que ellas empiezan a hacer sus primeras incursiones a las costas y se acercan a las playas hasta ponerse a tiro de caña, también los últimos achuchones que les dan a su glotonería antes de retirarse a zonas más profundas y pasar una temporadita fuera del alcance de los aficionados al surfcasting, para los que este periodo se hace interminable.

Son estos al menos en las costas andaluzas los meses de Marzo y abril para sus primeras incursiones dejando septiembre, octubre e incluso noviembre según sea su climatología como los meses donde se alimentan para preparar su retirada una vez a han cumplido su labor reproductora. Evidentemente estos meses fluctúan según vengan las estaciones, más o menos retrasadas, más o menos calurosas, con más o menos temporales, todo depende de la disponibilidad de alimento y la temperatura del agua, por ello ningún año es igual y ninguno se puede predecir.

SIN PACIENCIA-SIN CAPTURA

Cuando decidimos plantearnos la búsqueda de una gran dorada, tenemos que ser conscientes de que estos ejemplares son más escasos que los de menor tamaño, además de ser más desconfiados, aspecto que los ha llevado a ser grandes sin duda. No es raro que mientras buscamos una gran dorada nos encontremos que en muchas de nuestras jornadas, sean las doradas de menor tamaño, (menores a los dos kilos), las que toman nuestros cebos, dándonos muchos sustos hasta que consigamos capturar nuestro ansiado trofeo, si es que lo conseguimos a lo largo de toda nuestra temporada.

Pero es esta una de las claves más importantes para obtener éxitos pesqueros, debemos frecuentar lugares donde sepamos que suelen salir buenas doradas, aunque en otros lugares estén realizando buenas pesqueras de ejemplares de menor tamaño. No debemos perder nunca la esperanza, machacar jornada tras jornada, hasta que la suerte caiga de nuestro lado. Si no es un fin de semana será el próximo, pero no podemos olvidar que el objetivo es la búsqueda de una gran captura.

PUESTA APUNTO ESQUISITA

Como podéis imaginar estas capturas no son a diario a no ser que tengamos localizado un buen “tajo” donde ellas están concentradas alimentándose en una época determinada, así que debemos extremar al máximo el cuidado del equipo y de los materiales con los que estamos intentando engañar a estas astutas doradas.

En estos días hay que montar en nuestros carretes hilos a estrenar o relativamente nuevos, que no tengan muchas horas de exposición al viento de levante en nuestro caso, ya que este va deteriorándolos poco a poco, mermando sus cualidades.

No debemos olvidar un buen lubricado con aerosol de silicona a nuestras líneas, unos empatillados generosos con cametas nuevas cada dos o tres cebados y ni que decir tiene que es muy importante un buen anzuelo de muerte generosa y que sea bastante robusto, no vayamos a tener la mala suerte de que este caiga o se meta durante la pelea, entre la poblada mandíbula del pez.

Toda precaución es poca a la hora de buscar un gran pez, así que no debemos olvidar nunca revisar muy bien los frenos de los carretes, que más de una vez han jugado una mala pasada al aficionado, tras haber estado esperando una sola picada durante todo un día y perdiéndola en el momento que esta se efectúa a causa de la incorrecta regulación del freno.

CEBOS SELECTIVOS SI ES NECESARIO

Cuando nos preparamos para afrontar una jornada en busca de grandes ejemplares de doradas, tendremos que llevar todo tipo de cebos, pero los que nunca han de faltarnos serán los cebos selectivos debido a su tamaño y su dureza. Aunque el gusano es un cebo muy bueno para buscar doradas, tenemos que dar prioridad en estas jornadas a los cebos que sabemos con toda seguridad que estarán pescando cuando una gran dorada pase cerca de nuestro anzuelo.

Entre estos cebos debemos llevar siempre, las titas, los cangrejos, los muergos y la sepia fresca, estos sin duda aguantarán pescando más tiempo en nuestro anzuelo y nos permitirán realizar largas esperas con “casi” la certeza de que no estamos perdiendo el tiempo.

No obstante, hay que realizar revisiones periódicas si de vez en cuando el cebo saliese comido, es muy común que en estos días sobre todo al comienzo de la temporada solo se tenga una o dos picadas, pero como ya podéis imaginar será más que suficiente.

EL MÁGICO RITUAL DE LOS CEFALÓPODOS
Por otro lado un momento álgido para poder tentar grandes ejemplares de esta especie es cuando se acercan a las costas los chocos y pulpos que acuden a la llamada de la naturaleza y se concentran para realizar sus rituales de apareamiento. Muchos de ellos morirán tras estos y quedarán a merced de muchas especies que sabedoras de este festín, acudirán a las costas.

Peces ballesta, cazones, anjovas, sargos, urtas y muchas especies más como los grandes ejemplares de dorada darán cuenta de tan nutritivo aporte alimenticio que les regala él a veces desagradecido instinto de perpetuar la especie que tan alto precio les conlleva a estos cefalópodos. Este será pues un momento único para intentar pescarlas con tiras de choco e intentar engañar a una de estas viejas astutas.

EN AGOSTO DE VACACIONES
Al menos por aquí por las playas gaditanas, el mes de agosto no es el mejor para buscar doradas, puede que coincida con la mayor afluencia de veraneantes, altas temperaturas, mucho transito de barcos de recreo, o cualquier otra cosa, pero lo que si es cierto es que suele ser uno de los meses menos fructíferos, en el que será ideal, ir a buscarlas a playas donde tengan actividad durante la noche, será en estas donde las podamos sorprender.

LEJOS, CERCA Y QUIETO

También es bastante importante que no movamos el cebo constantemente, para dar más tiempo a que el pez pase por las proximidades del cebo, y tampoco debemos encabezonarnos en realizar continuos lances lejanos. Hay muchas playas sobre todo las más profundas en las que los peces se aproximan a comer bastante cerca de la orilla, y una caña lanzada a una distancia comprendida entre los 80 y 120 metros puede ser una gran alternativa.

¿PIEDRA O ARENA?

Hay aficionados que prefieren buscar doradas desde playas arenosas o mixtas y quienes deciden realizar su pesca desde escolleras, roquedos y espigones.

No obstante no hay una ciencia cierta a cerca de donde se capturan mejores ejemplares de dorada, si en piedra o arena, el éxito está más bien ligado a elegir adecuadamente el momento y el lugar por donde se están moviendo y si disponemos tiempo para dedicarle a su pesca, el resto vendrá solo.
BENDITOS TEMPORALES

Cuando se producen temporales en los meses de marzo, abril e incluso a finales de febrero y los días que los han precedido han sido “climatológicamente hablando” estables, es muy buen momento para intentar capturar nuestra primera “pandera”.

Estos temporales como podéis suponer mueven mucho el fondo y hacen que los peces dispongan de bastante alimento, hecho que aprovecharan las doradas para acercarse a las orillas y dar buena cuenta de muergos, titas, cangrejos o cualquier otro resto que quede a su merced. Aunque nos encontremos las aguas tapadas, movidas, con corriente y en general poco aptas para pescar doradas, debemos aguantar por que es muy probable que una buena “glotona” de la cara y además bastante entradita en peso

NERVIOS DE ACERO

Pues tras muchas horas de pesca amigos, y sobre todo muchos días sin verle la cara a una de estas prodigiosas doradas, resulta que obtenemos nuestra recompensa y una de nuestras cañas delata una picada, seguro que más de uno de ustedes tiene la mala experiencia de que la única picada que se ha dado en el día, se ha soltado por querer cobrarla demasiado rápido y la ola nos la ha arrebatado en el último suspiro, o hemos forzado demasiado la fina tragadera con la que habíamos empatillado, e incluso cuando ya la teníamos en el rebalaje y ya habíamos metido el puente de línea en el carrete, hemos apretado el freno y tras un tirón nos ha roto en el último momento……….

Amigos este es el instante que habíamos esperado tanto tiempo, por que hacerlo tan corto, disfrutad de la captura, prolongad la batalla cuanto sea necesario, sentid las carreras y cabezazos ya que no sabremos cuando los volveremos a sentir y sobre todo disfrutad de ese momento dándole una lucha digna a ese, vuestro ansiado trofeo, de este modo seguro que no lo olvidaréis.

Share this Story

Posts relacionados

2 Comentarios

  1. miguel angtel

    14/07/2015 at 12:04 pm

    Hola Tanero, te escuché por primera vez en radio dial de pesca, después te he visto en youtub y que te voy a contar estoy que no me lo puedo creer que barbaridad.Enhorabuena por tu entereza y tu fuerza, mi hijo Daniel(11 AÑOS) y yo pescamos en la costa braba desde espigón o playa, el es aficionado al spinning y yo al surfcasting. cOJEMOS ALGUYNA LUBINA DE kg y alguna dorada pero claro no podemos comparar…
    Bueno Tanero un abrazo y a seguir adelante…
    Miguel d. de quijano

    Responder

    • TANERO

      15/07/2015 at 8:04 am

      Muchas gracias, disfrutar de la pesca con tu hijo tiene que ser una pasada. Yo llevo 30 años disfrutando la pesca con mi padre y es un lujo. Aunque ya sabes que dos patrones en la misma lancha, malo siempre discutimos pero eso es lo de menos. Saludiños.

      Responder

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

SHOP ON LINE

 SHOP ON LINE

Mi Facebook

Facebook Karan

Archivos

Translate »